Fundador

Julián Gabarre

Julián Gabarre, Fundador del ISM

El Dr. Gabarre se formó en Psicología del rostro por la Société Française de Morphopsychologie, que fundó el Doctor Louis Corman, y fue el primer español que alcanzó la diplomatura Superior, después de 5 años de estudios. Durante 18 años y siendo el ejecutivo de máximo nivel en un grupo de seis hospitales (cinco psiquiátricos y uno general), más 12 equipamientos extrahospitalarios de asistencia primaria en salud mental (de adultos e infantil), el doctor Gabarre va experimentando, investigando, verificando y corrigiendo algunas derivas. Esto le lleva a adquirir una pericia sin igual en el dominio de este método, consiguiendo unos resultados sorprendentes y sin par, tanto en lo asistencial como en lo económico. Es nombrado Profesor Agregado de la SFM ejerciendo dicha función durante 16 años hasta el año 2.010, momento en que comunicó su decisión de darse de baja como profesor y como afiliado de la SFM.

Desde el mismo momento que murió el Dr. Louis Corman en el año 1.995, la SMF entró en progresiva esclerosis (comentario de otros exprofesores de la SFM y expresidentes de AMC – Asociación Francesa de Morfopsícólogos Consultores), por las luchas intestinas entre los Presidentes de la SFM y los miembros del Consejo de Administración. Este clima, unido al hecho que nadie se preocupó por seguir, ampliar y validar científicamente las observaciones clínicas del Dr. Corman, provocando en dicha Société una desbandada de sus afiliados, sobre todo de las personas más significativas, haciendo de ésta una Société en la que el fin era subsistir sin aportar ninguna esperanza para el progreso de este conocimiento.

Esto ha llevado a un progresivo bajón en la calidad, nivel y exigencia de los estudios, reflejado en el 2.011 en cesiones de diplomas por parte de la Société a personas que ni siquiera completaron su programa de estudio, primando los intereses de su consejo de administración por encima del rigor que quiso imprimir el Dr. Corman en su fundación. Desde que murió el Dr. Corman, la revista no ha tenido ningún artículo relevante y de aporte a la morfopsicología, pues sólo repiten contenidos de las revistas anteriores a su muerte. Lo demás son estudios con errores frecuentes de sus autores, demostrando este bajón en el rigor y nivel de la SFM, lo que se refleja en el nivel de sus escuelas afiliadas y, por consiguiente, de su alumnado y nuevos diplomados.

El Dr. Gabarre, si bien se da cuenta que el método del Dr. Corman es eficiente, entiende que al mismo le falta el rigor científico y una explicación racional de las relaciones del rostro y el psiquismo, explicación que el Dr. Corman no supo o no pudo dar, al no contar con las nuevas aportaciones que nos da la genética, la embriología y la neurociencia. El mismo Dr. Corman ya lo reconoció y trató de justificarlo en un artículo que escribió poco antes de su muerte y que se publicó en la REVUE de Julio de 1995.

El Dr. Corman fue un buen clínico, recopilador de estudios diferentes sobre el rostro y un notable divulgador del mismo, pero este conocimiento no podía progresar y ser admitido por el mundo académico al no poder ser verificado metodológicamente.

El Dr. Gabarre hizo frecuentes advertencias a la Presidenta del Consejo de Administración para que se orientasen las enseñanzas y trabajos experimentales a la investigación de las relaciones del cerebro y el rostro, recomendaciones que no se tuvieron en cuenta en ningún momento, ya que en la Société no se hace ningún tipo de investigación-experimentación. Es más, las investigaciones y resultados que el Dr. Gabarre hace son enviados en un artículo a la Presidenta de la SFM para su divulgación y conocimiento de los asociados, artículo que ella no publica. Esos mismos resultados son presentados por el Dr. Gabarre como soporte a su tesis doctoral, presentada en la Universidad Autónoma de Barcelona con el título “Cerebro y rostro: dos caras de una misma realidad” obteniendo la calificación de Sobresaliente “CUM LAUDE” por unanimidad. Esto junto a la prueba a la que se sometió el Dr. Gabarre ante la policía científica, le otorgan la máxima autoridad en el dominio de este conocimiento, al ser el único en el mundo que se ha sometido a dichas pruebas ante el mundo académico y policial.

Por todo lo dicho, al quedar obsoleta la SFM, el Dr. Gabarre se da de baja y crea el Instituto Superior de Morfopsicología con el objetivo de seguir investigando e impulsando el desarrollo de la psicología diferencial aplicada al rostro y dar una formación rigurosa, que prestigie a estos profesionales para que este conocimiento sea integrado en el mundo académico oficial y en el profesional.

Los ya Diplomados asisten a la escuela de formación continuada lo que les da un conocimiento, dominio, rigor y experiencia de la morfopsicológica de nivel inigualable. Además, los Diplomados con las mejores calificaciones son formados durante dos años más como futuros profesores del Instituto Superior de Morfopsicología.

JULÍAN GABARRE
es autor de los libros:
“El rostro y la personalidad: inteligencia, carácter y aptitudes”
“El Rostro y la personalidad: rostro cerebro y conducta”

La experiencia y formación del Dr. Gabarre

Experiencia

A los 9 años empieza a trabajar de pastor de ganado vacuno actividad que desarrolla hasta los 14 años. Se sabe que la mayoría de pastores y los pintores retratistas, desarrollan la capacidad de observación mucho más que la mayoría de personas.

Paralelamente por las tardes, mientras los demás niños jugaban, él se sentaba a escuchar la tertulia que se formaba en la plaza de su pueblo entre personas mayores, con lo que volvía a ejercer esa capacidad observacional de los seres humanos y sus reacciones.

A los 15 años se traslada a Barcelona y hace distintos trabajos, que compagina con su inicio de estudios en régimen nocturno.

Se prepara para acceder a los estudios de Graduado Social y los termina a los 22 años. Es admitido como oyente en la Escuela de Psicología de Barcelona pero no puede acceder al título de Diplomado en Psicología al no poseer en aquellos momentos el grado de Licenciado requerido para cursar dicha formación oficial.
Se le da la oportunidad de acceder a la universidad para hacer la Licenciatura en Derecho, a través del titulo de Graduado Social y sigue dicha formación también en régimen nocturno.

Paralelamente a los estudios, trabaja en departamentos de personal de diferentes empresas y a los ya 23 años es contratado como Jefe de Personal de Solís Color, S.A. y, posteriormente, como Director de Personal durante siete años. En este tiempo se forma también en Grafopsicología.

A los 30 años, es contratado como Director de Personal de un grupo de 6 Hospitales propiedad de la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús y a los seis meses, es nombrado máximo ejecutivo en dependencia del Consejo Provincial (Consejo de Administración). En este tiempo inicia los estudios de Morfopsicología con profesores de la SFM y en 1996 es nombrado profesor agregado de la SFM. En dichos hospitales aplica y verifica los conocimientos que adquiere en su formación como morfopsicólogo, con resultados extraordinarios, que le llevan a conseguir la colaboración de algunos psiquiatras y directores de los hospitales, después de vencer el escepticismo inicial de éstos. Estas experiencias en los hospitales son decisivas para alcanzar un dominio de la práctica morfopsicológica total.

Después de 18 años y medio en dicha organización hospitalaria cesa y escribe su primer libro “El Rostro y la Personalidad”, e inicia su consulta de asesoramiento a los padres sobre el desarrollo psicofísico de los niños, orientación de los estudios más apropiados para los adolescentes y para personas adultas, consejo conyugal, superación de psicopatologías, coaching, selección de personal y configuración de equipos complementarios. Poco a poco le van pidiendo colaboraciones, y remitiendo pacientes con dificultades en la superación de sus conflictos o psicopatologías, médicos, psicólogos, psiquiatras y neurólogos. Sus éxitos son constatados por estos profesionales y él decide iniciar el Doctorado en Psicología con una tesis sobre la asociación entre las formas del rostro, el cerebro y la conducta, con el objetivo de demostrar de manera oficial al mundo académico y científico, la eficacia de sus conocimientos dando lugar a la exitosa tesis doctoral anteriormente citada.

Durante los años que estuvo en el grupo hospitalario y los que lleva como consultor, ha hecho más de 75.000 entrevistas y entre ellas, más de 3.500 intervenciones psicopatológicas sobre el desarrollo psicofísico, orientación escolar, estudios y profesiones más adecuadas de acuerdo con sus competencias innatas, consejo conyugal, consejo sobre superación de psicopatologías y coaching con éxitos espectaculares.

El resto de entrevistas tienen por objeto en la selección de personal lo que, unido a sus demostraciones científicas y policiales, le hacen un profesional sin igual en el dominio de la psicología del rostro.

Entendiendo la magnitud y potencial del conocimiento morfopsicológico, decide dedicar más tiempo a su estudio y cesa su labor de dirección hospitalaria para aplicar éste método en diversos ámbitos, colaborando en diferentes empresas, trabajando como consultor y coach de empresarios y directivos que ejercen la Alta Dirección de empresas, configurando equipos directivos complementarios, seleccionando el personal de Alta Dirección. Asimismo ejerce en su consulta privada como mediador y conciliador de conflictos personales, familiares o de pareja, orientando a personas de forma específica e individualizada, asesorando a niños, adolescentes y a adultos sobre el tipo de estudios más convenientes y la metodología de estudio idónea para mejorar sus resultados en función de su estructura individual.

Durante todo este tiempo, el Dr. Gabarre tiene en mente la necesidad de verificar este conocimiento de manera científica y es por ello que empieza a estudiar las relaciones que se dan entre rostro y cerebro, adentrándose en el mundo de la genética, la embriología y la neurociencia, ya que el concepto dilatación – retracción, propuesto por el doctor Louis Córman, es insuficiente para darle el rigor científico necesario. Con su investigación científica y en concreto con su tesis doctoral, pone la primera piedra para encauzar la Morfopsicología dentro del rigor científico, siendo pionero y único en el mundo en hacer este trabajo.

Si bien los medios de comunicación, después de hacer sus demostraciones ante policías científicas y judiciales de diferentes países, ya lo calificaban como la máxima autoridad mundial en esta disciplina, esta autoridad queda nuevamente demostrada cuando de manera espontánea aborda sólo visualmente a 1.044 personas para dos grupos (experimental y control), prediciendo su conducta y competencias. Para la tesis, que versaba sobre la autosuficiencia respecto al grupo y las actitudes colaboradoras y filantrópicas, abordó a 1014 personas con una morfología correspondiente a actitudes no colaboradoras y 30 con una morfología pro colaboración. De las 1014 personas con actitud no colaboradora, sólo 4 aceptaron formar parte de la investigación desde un primer momento y desinteresadamente, debido a una relación social previa con el Dr. Ante la negativa de los 1010 restantes, se les ofreció una remuneración económica para que aceptasen la pasación de tests y las mediciones visuales (de otros dos jueces), antropométricas y fotométricas, aceptando participar sólo 61 de ellos. En cambio, cuando se abordó a 30 sujetos de morfología correspondiente a la actitud colaboradora, todos aceptaron participar en la investigación desde un primer momento y sin necesitar ser remunerados. El proceso de selección de la muestra ya evidencia la precisión de los conocimientos del Dr. Así 91 de ellos pasaron a formar parte de un estudio más exhaustivo, con mediciones faciales y administración de tests correspondientes, que confirmaron que todas las personas tuvieron el comportamiento predicho por el Dr. Julián Gabarre.

Los resultados han despertado el interés del mundo científico y cada vez son más los catedráticos de psiquiatría y doctores que buscan el apoyo de este conocimiento, que aporta un sentido lógico, práctico y tangible al conocimiento humano.

La investigación científica que realiza el Dr. Gabarre, y que sigue realizando el Instituto Superior de Morfopsicología, marca un antes y un después tras la constatación de hacer su tesis doctoral en esta área del saber, diferenciándose de lo propuesto anteriormente por la SFM, al conseguir perfeccionar la técnica morfopsicológica, gracias a los nuevos avances y colaboraciones científicas.

Formación

Doctor Cum Laude en Psicología por unanimidad, por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), por su tesis e investigación Cerebro y Rostro: dos caras de una misma realidad.
- Diplomado en Estudios Avanzados (DEA) en el Doctorado en Psicología con Suficiencia Investigadora por la Universidad de Barcelona (UB).

- Diplomado en Morfopsicología, por la Société Françoise de Morphopsychologie (SFM).

- Diplomado superior en Morfopsicología, por la Société Françoise de Morphopsychologie (SFM).

- Profesor Agregado de Morfopsicología por la Société Françoise de Morphopsychologie (SFM) durante 14 años.



- Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona (UB).
Perito en Grafopsicología por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

- Diplomado Superior en Grafopsicología por la Escuela Politécnica de Barcelona.

- Graduado Social.

- Diplomado en Alta Dirección de Empresas por el Instituto de Estudios Superiores de Empresa (IESE – Universidad de Navarra).

- Master en Recursos Humanos, por la Escuela de Administración de Empresas de Barcelona.